No llames a tu bebé con el nombre de algún antepasado

Nos alegra leer en la revista padres este artículo que recuerda el riesgo de impacto para un hijo el llevar el nombre de un antepasado o pariente.

Estos artículos permiten prevenir que los hijos e hijas hereden las cargas emocionales de los parientes cuyo nombre se repetiría y que los vincularía con sus destinos.

Para Jodorowsky, al elegir el nombre, debemos darle al bebé la oportunidad de comenzar algo nuevo sin cargar con el peso emocional y el recuerdo de su antepasado.

Os dejamos el artículo completo.