Nuria, Barcelona

Cuando iba a la escuela me sentía fuera de sitio, no me interesaba nada. Era un sufrimiento toda la vida.

Yo pensaba que no servía para los estudios, lo suspendía todo. Era horrible, mis notas eran 5 o 4’5.

Tenía dificultades en todo lo que era aprendizaje y memorización. Todo lo que fuera estudiar y comprender.

En mi cabeza siempre notaba como una nebulosa. Siempre la he notado. Y mi madre también usaba una expresión en relación a esto, ella decía: «se me ponen los nervios en la cabeza».

Tuve la suerte de ir a un psicólogo para hacerme unas pruebas. Me hizo test de inteligencia para que yo los viera, y mi nivel era entre normal y alto. Pero claro, no tenía nada con lo que comparar.

Después de hacer constelaciones familiares, he visto que esta niebla, esta nebulosa de mi cabeza, pues no es una nebulosa permanente sino algo que se activa.

Poco después de la constelación noté como cosquillas en mi cabeza, como movimiento, algo diferente, no te sabría explicar bien. Mi estado ahora es diferente, en mi cabeza ahora es un día soleado, tengo el cielo azul, limpio, limpio, limpio, como los días de verano cuando el cielo está raso y limpio.

Al día siguiente me sentía bien, fue cuando sentí esa sensación en la cabeza de día soleado.

Y hoy me siento completa.

Antes vivía las cosas de tal manera que, tal como las vivía, me olvidaba. En cambio hoy siento que me acuerdo de todo, y que puedo organizar e integrar la información recibida. Esto es nuevo para mí.

Gracias