Terapeutas y profesionales

El terapeuta o profesional que no cobra, se siente menos comprometido.

El buen terapeuta y el buen cliente quieren mantenerse libres, y por eso dan y reciben por igual, uno ofrece sus servicios y el cliente lo compensa con el pago.

Eso da libertad a  ambos.