Acoge el sufrimiento como un mensajero

– ¡Cuidado! Ignoras la medida del sufrimiento

-Desde mi infancia, he procurado huir del sufrimiento con la mentira. Y el sufrir me tortura; no lo acepto y me lo reprocho

-Acoge el sufrimiento como un mensajero del cielo. Pero deja que se aleje cuando él quiera.

– ¿Cómo acoger el sufrimiento y seguir alegre?

Es posible siguiendo el buen camino, TU PROPIO CAMINO. (Extracto de “La respuesta del ángel”)